Cookie-Richtlinien

Consejos utiles a la hora de buscar trabajo en internet

 

Si estás buscando trabajo en internet y aquello te parece una jungla inabarcable, quizá te vengan bien estos consejos.

 

Cuida (mucho) tu primera imagen. Muchas webs de empleo, además de tu foto, te permiten escribir una breve descripción sobre ti. No escribas nada a la ligera ya que esas dos o tres frases pueden ser la primera puerta que le cierres a un posible reclutador ya que esas dos o tres frases pueden ser la primera puerta que le cierres a un posible reclutador.

desPiensa que, por desgracia, el desempleo es tan alto que cualquier responsable de recursos humanos se ve desbordado y recurre a tácticas de lo más azarosas para descartar a gente sin siquiera haberse leído su CV. No hagas que tu posible jefe te descarte antes de tiempo.

Ahórrate la paja en el CV. Es probable que pienses que cuanto más poblado esté tu CV, mejor imagen ofrecerás. Sin embargo, incluir hasta aquel curso que nada tiene que ver con tu sector y que hiciste en una mañana no te va a ayudar, al contrario. Además, ponte en la piel del responsable de recursos humanos: con los cientos de CV que tendrá delante…, ¿de verdad crees que se los va a leer enteros?

Lo más probable es que eche un rapidísimo ojo a todos, buscando la información que le interese. No le marees. Dale directamente la información esencial que le pueda interesar de cara al trabajo en cuestión.

Personaliza tu carta de presentación. Si tienes la suerte de encontrar una oferta, mira el numerito que hay debajo. ¿Cuánta gente ha solicitado también el puesto? Seguro que muchísima más de la que te gustaría. Sin embargo, no te decimos esto para que te desmotives sino para que seas consciente de que el 90% de esas cartas de presentación tendrán frases como “le adjunto mi CV para que lo tengan en cuenta en el proceso de selección, ya que para mí sería un placer trabajar en su compañía”.

Aunque te lleve más tiempo intenta conocer algo de la empresa a la que estás escribiendo y suelta en la carta algún detalle que les haga saber que la conoces.

Servicios ‘premium’. Hay webs de empleo (o incluso la propia Linkedin) que ofrecen servicios premium con los que, si pagas cierta cantidad, conseguirás que tu CV aparezca de manera destacada. Valora si te puede interesar contratar alguno de estos servicios, siempre pensando en tu sector, en el trabajo que buscas, en la posible competencia y, cómo no, en tu bolsillo.

Sigue a prescriptores de empleo. En Twitter hay muchas cuentas que se dedican a difundir ofertas de trabajo, con lo que te puede interesar seguirlas (una vez que hayas comprobado que tienen un número grande de seguidores y que no difunden estafas).

No te apuntes a todo. En la mayoría de páginas de búsqueda de empleo, los reclutadores pueden pinchar en tu perfil y ver a cuántas otras ofertas aspiras. Que te presentes a varias ofertas no es malo, pero que lo hagas a otras cien, sí, sobre todo si son de sectores diferentes. No te apuntes a todo lo que veas solo por abarcar más.

No parezcas desesperado. Si llevas mucho tiempo en paro o estás viviendo una situación límite, entendemos que estés literalmente desesperado, de veras que lo entendemos. Sin embargo, y aunque tengas más razón que un santo, ponte de nuevo en el lugar del reclutador y piensa si de ese modo le puedes estar dando buena imagen.

Sigue a tus potenciales jefes. Si tienes claro cuál es tu sector y qué empresas podrían contratarte, sírvete de redes sociales como Twitter o Linkedin para que te conozcan y entrar en contacto con ellos. Las redes sociales te permitirán conversar sin que por ello parezcas un spammer.

No pagues por ser entrevistado. Si una empresa te pide dinero simplemente por participar en un proceso de selección, ni se te ocurra hacerlo. Lo más probable es que se trate de una estafa monumental a cargo de unos desalmados, con lo que lo mejor que puedes hacer es denunciarlo a la web de empleo.

Denuncia las ofertas falsas o abusivas. Si eres un frecuente de las webs de empleo, seguro que ya has visto las 300 ofertas de esa empresa “líder en su sector” (cómo no) que ofrece unas “condiciones inmejorables” (faltaría más). Si te acabas encontrando con unas condiciones verdaderamente denigrante o que incluso rocen lo ilegal, no te limites a ignorar la oferta. Házselo saber a la web para que la retiren y para que el resto de gente se ahorre perder el tiempo con esa empresa.

Si la oferta fuese real y de verdad la empresa que ofrece el trabajo pretende que sus candidatos paguen por ser entrevistados, estás ante una empresa lo suficientemente repugnante como para que no te merezca la pena gastarte ni un céntimo en ella.

 

 

Fuentes: Varias

 Posted by at 7:46 am